miércoles, abril 02, 2008

Cómo se hace para empezar de nuevo, si no paro de recordar...si ahora es cuando veo lo bueno; y vos como consejo me decís que piense en lo malo, para darme cuenta de que así estoy mejor. Ahora es cuando me doy cuenta de que en verdad me querías, pero estaba preocupada fijándome en lo faltante y vos fijándote en mis sobrantes y así nos fuimos metiendo en una vorágine de mierda que lo único que hizo fue desgastarnos.
Vos me decís: "uno siempre está listo para cuando ya es tarde", pero yo te amo igual, y gracias, ya sé que es tarde, no hace falta que me lo recuerdes. Vos tampoco fuiste un santo, pero bueno, admito mi papel de darme cuenta que te pierdo y querer recuperarte. Es el que me tocó, pero ya no lo interpreto más. Sabés? Te compré la tarjetita de amor en el aula 218, en la hora de Lógica, sabiendo que ya no tenía novio, pero pensé que servía de algo. También pensaba qué regalarte para tu cumpleaños, pero ya no sos mi novio, no, y no me pensabas invitar a tu cumpleaños, y sí, yo soy esclava de mi error, cómo que no.
Hace años en este mismo lugar escribí que no más ilusiones, me había cansado de lo ilusa que era...y lo sigo siendo! Ja, sí, carajo, lo sigo siendo. Te invité a tu cas a ver Eternal Sunshine blahblah y de qué sirvió? Otra vez terminamos sin frenar la pasión, pero vos frenaste el amor...aunque también me frenaste. No sé, a veces me convierto en un alud, y está bien, me pusiste una barrera. Sería bueno que aparezca un desvio ahora, no me dejes acumularme en tu entrada. Me estoy echando a perder.

4 Comentarios:

A la/s mié. abr. 02, 11:44:00 p.m. 2008, Blogger [ La hija que no espera. ] dijo...

"Salir afuera que afuera sale el sol,
y no te olvides que no sos un robot.
Ya no dejes que controlen más tu vida,
El miedo está en la mente,
el miedo está en la mente."

 
A la/s jue. abr. 03, 09:57:00 a.m. 2008, Blogger Ri dijo...

El miedo esta en la mente
me hace acordar
a la "letania del miedo"
de Dune de Herbert.

 
A la/s jue. abr. 03, 12:04:00 p.m. 2008, Blogger galo dijo...

Si la pregunta era "hasta dónde?", hubo respuesta. Y estuvo bien dentro de todo: un intento de mantener la coherencia. Pero qué cosa difícil. Qué irracionalidad, el amor-desamor. Por eso nos aferramos tanto, ¡bendito sentir! Si no fuera por eso nos consumiría el día-a-día. Ahora surge una pregunta nueva: "¿hasta cúando?"

 
A la/s dom. abr. 06, 05:31:00 a.m. 2008, Blogger Gardagami dijo...

See Please Here

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal