martes, agosto 14, 2007

Miradas berretas

Es mentira que en La Salada vendan ojos baratos al por mayor, o que mi vecina haya conseguido un par de manos delicadísimas a veinte pesos. "Increíble, ¿no es cierto? Con lo que cuestan dos manos hoy en día, y con lo capaces que son, veinte pesos...una ganga." repetía mi mamá, incansable, que a esta altura sí estaba cansada de ser descreída y pretendía a toda costa, cristobales que le regalaran espejitos de colores a cambio de la esperanza. Todavía me cuesta caro creer, es por eso que afirmo que no, no es posible semejante cosa, y los ojos y las manos, por no decir pies, narices y orejas, siguen siendo invendibles, no liquidables, un sacrilegio si fueran dos por uno.

3 Comentarios:

A la/s mar. ago. 14, 08:07:00 p.m. 2007, Blogger Lo. dijo...

1. Me diste ganas de escuchar Sumo.
2. Si me decís oscura me enternecés
3. Quilmes nos queda lejos, vamos a buscar a la plaza de Cuenca; solía haber buena mercadería ahí.

:)

 
A la/s mié. ago. 15, 09:15:00 p.m. 2007, Blogger martín dijo...

gracias por pasar por mi blog y firmar. saludos.

 
A la/s mar. ago. 28, 03:43:00 p.m. 2007, Anonymous Anónimo dijo...

Pase a dejar mi hulla por aca, porque estaba media aburrida... jeje


te kiero!!

LAU

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal