sábado, junio 24, 2006

No te confundas.

Se tocaron cuando ella decidió irse. No fue un roce, fue superior, al punto de sentir que en ese contacto un instante semi-divino los hizo uno. Ambos creían que al amar se perdía la dignidad y la buena salud, que era una pérdida de tiempo y que era imposible encontrar en el mundo alguien con intenciones válidas. Pero el alma del uno y del otro se resentían al separarse, mostraban aflicción al despedirse y agonizaban al odiarse.
Cuando él se levantó para ayudarla a partir, no pudo evitar dejarse caer y ella aprovechó ese momento para actuar un suspiro. Qué será de todos aquellos que no son nosotros y que no quieren entender que la infelicidad de la existencia reside en eso que no se puede evitar y se nos presenta como formidable.

4 Comentarios:

A la/s jue. jul. 06, 11:02:00 a.m. 2006, Blogger . dijo...

vivimos en un universo en el que es imposible decir no. no importa lo que hagamos, simepre estamos diciendole que si a algo.

de hecho, el no, el cero, es el gran invento cultural. probablemente sea la gran diferencia entre natura y cultura.

usted dice infelicidad... vale. pero no es tambien el rictus secreto de lo maravilloso? esa aventura sutil de aprender de la experiencia de habitar el momento.

beso.

 
A la/s mar. ago. 08, 08:49:00 a.m. 2006, Anonymous Anónimo dijo...

Here are some links that I believe will be interested

 
A la/s vie. ago. 11, 11:21:00 p.m. 2006, Anonymous Anónimo dijo...

Very pretty design! Keep up the good work. Thanks.
»

 
A la/s jue. ago. 17, 04:47:00 a.m. 2006, Anonymous Anónimo dijo...

Your site is on top of my favourites - Great work I like it.
»

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal